Datos personales

Mi foto
Hace mucho me cosquilleo la fantasía y la melancolía y cuando las saqué de mí se volvieron letras, luego se fueron al olvido y de ahí parto, para compartirlas con mis amigos.

domingo, 21 de agosto de 2016

Los Viajes ilustran Parte IV


Rumbo al Edén

Ya habiendo desayunado estábamos cruzando el Estado de Veracruz rumbo a Villahermosa, Tabasco. Nos esperaban unas 5 horas en la carretera que para este momento mostraba sus verdes tropicales sin parar.

En general me sorprendió el estado de las autopistas que realmente estaban muy bien, salvo el tramo entre Coatzacoalcos y Villahermosa que hubo un momento en que tuvimos que seguir a un auto y reducir drásticamente la velocidad por tanto bache.

Sin embargo este tramo nos ofreció un refrescante jugo de piña. Así es, debajo de los puentes encontramos vendedores con unas hieleras ofreciendo un rico jugo de piña natural. Sin dudarlo descendí compré mi "botellín" y disfrutamos un ácido, dulce y vigorizante jugo.

El tema de la seguridad nos preocupaba un poco, no sabíamos que esperar por si había algún bloqueo o alguna historia de terror. Afortunadamente fue un viaje muy seguro sólo con algunos puntos de revisión en los cuales que afortunadamente para nuestro itinerario no fuimos detenidos.

El trayecto entre Coatzacoalcos y Villahermosa ofrece una de las primeras vistas impresionantes de ingeniería los puentes que lucen espectaculares para cruzar los ríos (ya para Campeche esperaba ver el más espectacular de todos). También reparé en la arquitectura de las casas que me pareció bastante singular pues generalmente no son techos altos y sólo de una planta (al menos las que están junto a la carretera). 

Cabe mencionar que hay bastante tráfico de camiones, en especial de los tanques que transportan residuos peligrosos así como de carga en general que van en caravanas y es que pudimos observar justamente es parte de la columna vertebral de la logística y abastecimiento del sureste. Afortunadamente este tipo de caravanas y camiones fueron muy amables y la autopista no nos generó ningún tipo de percance.

Para las 17:30 estamos arribando a la capital del Estado de Tabasco: Villahermosa. Una ciudad muy particular que para mi gusto rompe mucho de los esquemas a los que estoy acostumbrado visitando las otras por las que pasamos.

El calor y la humedad van subiendo de manera constante y es obvio que ya estamos en la base de la península de Yucatán.